Facilitando el acceso
de todos a todos los espacios

Se ha trabajado intensamente en los últimos años por mejorar la accesibilidad de calles y espacios públicos, además de acciones encaminadas a facilitar y normalizar la vida de TODOS los ciudadanos de nuestro pueblo y nuestros visitantes.

Calles: Cuando se plantearon las obras de las calles Méndez Núñez, El Torno, García Gascó, Marco Ruiz y  San José Obrero, se pensó en la plataforma única como una forma de hacerlas accesibles para cualquier persona. Es verdad que la nueva disposición de las calles al mismo nivel para peatones y vehículos hace necesario que tanto conductores y ciclistas como peatones se adapten a esta nueva manera de moverse, pero, sin duda, todos hemos ganado con estas obras, que ayudan, y mucho, a disfrutar de las zonas que se comunican con estas vías, algunas de gran valor patrimonial.

Peatonales: Que las ciudades son para las personas y no para los coches, es una premisa que en Marchena hemos tenido muy en cuenta. La peatonalización de calles como Hueca y Figueredo hablan a las claras de ello, con fácil acceso y tránsito para personas con movilidad reducida y para cualquiera que quiera pasear por zonas señeras sin preocuparse del tráfico rodado.

Plazas: En una ciudad del siglo XXI como Marchena no había excusas para que la Plaza del Ayuntamiento no fuese accesible para todos. Y ahora mismo se puede acceder desde cualquier calle del entorno a cualquier planta de la Casa Consistorial sin ninguna barrera. Las plazas de la Barriada Andalucía y Padre Alvarado son también un ejemplo de ello. En esta última, haga una parada para deleitarse con el impresionante Arco de la Rosa.

Carril Bici: Sin limitaciones, gracias a las bicicletas adaptadas, el carril bici de Marchena ofrece un paseo relajado ofreciendo una perspectiva distinta de nuestra localidad. En la Avenida Maestro Santos Ruano, se puede hacer un descanso para ver en vivo el monumento a Pepe Marchena, emblema de la cultura y embajador del pueblo en el mundo. Acercar los monumentos a todos y todas también es lograr una ciudad más accesible.

Espacios Públicos: El extrarradio de Marchena ofrece sus paisajes como parte del entorno. Pasear por algunas zonas se había convertido en un problema, pero una obra que se puede considerar deportiva, como es la rampa de acceso al campo de fútbol Mariano Pulido, ayuda a comunicar de un lado a otro de la carretera y seguir el paseo. Si se trata de acceder al campo de fútbol, todo su recinto, incluidos sus accesos, están adaptados para personas con movilidad reducida.

Piscina Municipal: Era difícil, no había ningún ejemplo en la provincia de Sevilla, pero había que hacerlo, porque la piscina municipal no podía tener limitaciones, tanto para las personas que las usan por ocio como para las que usan las distintas terapias en las que el agua es recomendada para mejorar su estado físico.

Aparte de que los accesos al edificio no tienen barrera alguna, la piscina de vaso mediano cuenta con una rampa y silla acuáticas. El baño no podía tener barreras, y ya es una realidad.

Parque Chateaudun: Unos niños que crecen orgullosos de su entorno hacen una ciudad más saludable, y si esos niños no tienen limitación alguna para disfrutar de su ocio, su ciudad es para ellos mucho más agradable.

El parque Chateaudun es un ejemplo. Allí se inauguró en su día el primer columpio adaptado de Marchena, y ha seguido creciendo, para que el ocio, además de no tener limitaciones, tampoco tenga edad.